25 may. 2018

Arquitecta de su propio porvenir



“Se reviste de fuerza y dignidad, y afronta segura el porvenir” (Proverbios 31:25)

Rita Levi-Montalcini (1909-2012)

Existe un mito que dice que las mujeres no pueden destacar en ciencia. Lo real es que no hay ninguna evidencia científica que demuestre que una mujer tiene menos habilidades para prosperar en esta área. Lo que realmente ocurre, es que los varones tienen más oportunidades que las mujeres. Muchas podrían destacar, sin embargo, en muchos países, simplemente, no se les da la oportunidad.

Rita Levi-Montalcini obtuvo el Premio Nobel de Medicina el año 1986, por sus aportes al crecimiento del sistema nervioso. Se integró de esta forma al escaso grupo de mujeres que ha logrado dicho premio.

Rita nació en Turín, fue la menor (junto con su hermana melliza Paola) de cuatro hijos de una familia judía sefardí. Su padre, Adamo Levi, era ingeniero eléctrico y su madre, Adele Montalcini, pintora de gran talento. Durante su adolescencia trabajó en una panadería para costearse sus estudios, a pesar de su alergia a la levadura. En 1930 se matriculó en la Facultad de Medicina de Turín. Se graduó con la máxima calificación (Summa cum laude) en 1936. En 1938 Benito Mussolini prohibió a toda persona judía acceder a alguna carrera académica o profesional. Ella tuvo que dejar de trabajar en lo suyo.

En septiembre de 1946 aceptó una invitación de la Universidad Washington en San Luis, EE.UU. La estancia era por un solo semestre, y terminó quedándose 30 años. Recibió el Doctorado Honoris Causa de varias universidades, numerosos premios de varios países y fue nombrada senadora vitalicia en Italia, su país de origen.

Lo que suele no contarse es que su padre, un judío tradicional, no quería que ella se convirtiera en profesional, sino que se conformara con ser dueña de casa y madre. Ella se inscribió en la universidad en contra de la voluntad de su padre y a escondidas. De hecho, tuvo que buscar la forma de financiar sus estudios trabajando y consiguiendo becas, todo, porque su padre consideraba que la universidad y la vida profesional no era para las mujeres.

¿Cuántas vidas que podrían haber destacado como Rita, se han perdido en el anonimato debido a actitudes tan sexistas como las de este hombre? Ya es difícil para las mujeres destacar, mucho más complejo es cuando un padre segrega a su propia hija. El sexismo es un pecado y quienes lo apoyan, son culpables de limitar a personas que deberían ser alentadas a obtener más.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

Del libro inédito: Héroes y heroínas de verdad


#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias 
#devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria 
#devociondiaria
continue leyendo Arquitecta de su propio porvenir
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

24 may. 2018

Los sonidos del silencio



“Escúchame en silencio y yo te impartiré sabiduría” (Job 33:33)

Paul Simon y Art Garfunkel

Una persona puede marcar a una época con una canción y es lo que sucedió con Paul Simon y Art Garfunkel. Compusieron un canto que marcó a toda una generación, incluyéndome. Solía tararearla cuando era adolescente, sin entender la letra, pero sabiendo que estaba llena de un sonido fresco y lleno de insinuaciones.

“El sonido del silencio” fue compuesta el año 1964. En el año 1965 Tom Wilson, un productor musical que había trabajado con ellos en su primer LP, vuelve a escuchar el canto y se queda extasiado con: “The sounds of silence”. Wilson no había prestado atención a la canción la primera vez, en esta ocasión le pareció sencillamente grandiosa. Sin consultarles nada a Paul y Art, realiza algunos pequeños arreglos a la canción, le incorpora la guitarra eléctrica, y la lanza de nuevo al mercado en un disco single. El éxito fue arrollador, y pronto alcanzó el número 1 en casi todo el mundo.

Tiempo más tarde en mi vida, me interesé en la letra, y fue difícil entenderla, hasta que caí en la cuenta que trata sobre la comunicación, más bien, sobre la incapacidad de las personas de comunicarse adecuadamente. Hace énfasis en el silencio en el que se esconden muchas personas para no expresar realmente lo que sienten, de allí la ironía “sonidos del silencio”. Un silencio que se convierte en una especie de grito de personas que se niegan a ser honestas consigo mismos y con los demás. El silencio tan típico de la multitud, ese de gente que camina una al lado de la otra, pero van todos tan ensimismados que nadie repara en el dolor ni en el sentimiento ajeno. La soledad de la muchedumbre, el ruido intenso del silencio que clama por convertirse en voz.

Los filósofos a través de todos los tiempos han intentado explicar esa gran paradoja humana, estar acompañados, pero al mismo tiempo, estar silenciosos, con un grito ahogado en la garganta, sin atreverse a decir nada, sin expresar, sin ser auténticamente humano para tender puentes sobre el abismo para llegar a tocar con sinceridad el corazón de otro ser humano.

Cuando las máscaras caen y nos encontramos frente a nuestra realidad más auténtica, entonces, nos damos cuenta que todos los seres humanos somos seres solitarios que nos necesitamos unos a otros para no quedar ahogados en un grito agónico de silencio y soledad.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

Del libro inédito: Héroes y heroínas de verdad


#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias 
#devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria 
#devociondiaria
continue leyendo Los sonidos del silencio
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

23 may. 2018

El poder de la motivación



“¡Dichoso el que se compadece de los pobres!” (Proverbios 14:21)

Ryan Hreljac, 1991

No se necesita ser rico, famoso ni tener un gran puesto político ni estatal para hacer una gran obra, basta la motivación. Una persona motivada es capaz de las más grandes acciones.

Ryan es un joven de canadiense de 23 años, que comenzó una gran obra cuando tenía tan sólo seis años. A esa edad un día supo que una buena cantidad de niños de África no tenía agua potable y por esa carencia padecían enfermedades y graves secuelas provocadas por las mismas dolencias que sufrían a causa de beber agua no potable.

Se enteró por la organización Watercar que se necesitaban 2000 dólares para poder construir un pozo, dinero imposible de reunir en la mayoría de las comunidades africanas, pero con ese pozo podían hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Luego de casi un año que tardó en reunir ese dinero se enteró que con esa cantidad lo que se hacía era un pozo a mano, así que comenzó nuevamente una campaña para reunir 25,000 dólares que era el costo de un taladro eléctrico para tener pozos profundos.

Poco a poco fue involucrando a otras personas y fundó la “Ryan’s Well”, una ONG que se ocupa de buscar recursos para construir pozos de agua en África y de ver medios para potabilizar el agua. A la fecha, 2014, casi dos millones de personas en 14 países han sido beneficiadas por su trabajo humanitario. Su fundación ha recaudado millones de dólares con un sólo fin, lograr que todos tengan agua y vivan en las mejores condiciones posibles.

A los 8 años de edad fue por primera vez a Uganda, el primer país donde se puso un pozo, gracias a las donaciones de millas gratis que le donó a él y su familia, un empresario. Cuando llegó a la ciudad de Otwal le esperaban 5000 niños que comenzaron a corear su nombre. ¿Saben mi nombre? Dijo Ryan con asombro, a lo que una de las personas que lo recibió le contestó:

—Todos saben tu nombre en un radio de más de 100 kilómetros —le dijo el hombre mientras sonreía.

Hay muchos que se quejan de la pobreza y de lo poco que se ayuda. Quejarse no sirve en absoluto. La diferencia la hacen quienes en vez de hablar hacen algo y se comprometen. Los cambios reales no son producidos por los demagogos y habladores, sino por los que se proponen algo y lo realizan.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

Del libro inédito: Héroes y heroínas de verdad



#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias 
#devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria 
#devociondiaria
continue leyendo El poder de la motivación
Comparte en:    Facebook Twitter Google+

22 may. 2018

Dar la vida



“Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos” (Juan 15:13)


Dawson Trotman (1906-1956)

Había sido uno de los jóvenes más admirado de su escuela cuando cursaba la secundaria, pero, años más tarde de egresar, vagaba por las calles alcoholizado y sin rumbo. Una noche, que andaba borracho e intentaba recordar dónde había dejado su vehículo, se le acercó un policía que le preguntó:

—Joven, ¿le agrada la vida que está llevando?

—¡La detesto! —contestó Dawson— con tristeza.

El policía se acercó y le habló de Jesucristo. Le dijo que él sería el único que lo ayudaría a encontrar sentido a su vida y salir del estilo de vida que estaba llevando. Luego lo animo a buscar una iglesia.

Dos días después Dawson visitó una iglesia que le enseñaba a los jóvenes a estudiar las escrituras. A partir de allí dedicó su vida a predicar y llevar el evangelio a los demás. Hizo del estudio de la Biblia el centro de su vida y del evangelismo lo prioritario en lo que realizaba.

Fue invitado por el evangelista Willy Graham a diseñar un programa que permitiera hacer seguimiento a las personas que se convertían en las cruzadas evangelísticas. Así nació una obra mundial que se denomina “Los navegantes”, que se ocupan de guiar a las personas en su vida cristiana.

El 18 de junio de 1956, mientras viajaba junto a otras 10 personas en una lancha por el lago Schroon después de asistir a una conferencia cristiana, una ola golpeó la embarcación tirando a dos personas al agua. Dawson se tiró al lago y logró sostener a una joven hasta que fueron rescatados. Sin embargo, cuando la chica fue alzada Dawson fue arrastrado por la corriente y murió. Hasta el último momento estuvo dedicado a salvar a otros.

El cristianismo no es un conjunto de doctrinas y prácticas religiosas. Ser cristiano es un estilo de vida que se vive en todo momento. La preocupación vital de un cristiano debe ser comunicar a otros las buenas nuevas del evangelio. No es una obligación, es exudar el aliento de vida a quienes lo necesitan porque se está conciente de lo que se ha recibido y de la tremenda bondad de Dios al darnos el privilegio de conocer a Cristo.

Dawson tenía pasión por dar a conocer el evangelio. Todo cristiano debería tener el mismo sentir, de otro modo su teoría religiosa no sirve.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

Del libro inédito: Héroes y heroínas de verdad



#meditadionesmatinales #reflexionesdiarias 
#devocionales #MiguelÁngelNúñez #reflexióndiaria 
#devociondiaria
continue leyendo Dar la vida
Comparte en:    Facebook Twitter Google+